Por unas Navidades no ruidosas

Por unas Navidades no ruidosas

Salvo eventos culturales autorizados, como los fuegos artificiales de las ferias y fiestas locales, las fallas y dem√°s celebraciones, el uso de petardos en la v√≠a p√ļblica est√° prohibido en todas las ordenanzas municipales revisadas. Pero la moda navide√Īa de tirar petardos sigue ajena a la molestia humana y el sufrimiento animal.

Neurobi√≥logos especializados en el comportamiento canino dicen que, ante la explosi√≥n de petardos o fuegos artificiales, los perros ‚Äúno tienen la capacidad de racionalizar su ansiedad y puede que sufran una forma m√°s cruda e intensa de terror‚ÄĚ. Y eso los que tienen la suerte de estar en las casas ya que la detonaci√≥n de petardos cerca de un perro¬† puede da√Īar su o√≠do de forma irreversible.

Est√° comprobado que la pirotecnia que sirve de diversi√≥n y anuncio del A√Īo Nuevo les hace sufrir a nuestros perros y pueden presentar algunos de estos s√≠ntomas: taquicardia, temblores, falta de aire, incontinencia, aturdimiento, convulsiones, agresividad, sensaci√≥n de irrealidad‚Ķ

 

¬ŅQu√© podemos hacer para evitar el p√°nico en nuestras mascotas?

Uno de los consejos m√°s repetidos es¬†mostrar calma y reconfortar al animal. Si el due√Īo se muestra estresado o nervioso por el comportamiento del perro, mal asunto.

Peor a√ļn es si el perro est√° solo cuando suenan los petardos, porque el miedo a los mismos suele a√Īadirse a otros trastornos de ansiedad y dependencia.

Reducir o camuflar el ruido¬†(bajando las persianas o subiendo la tele o la m√ļsica) son algunos de los trucos recomendados por los expertos as√≠ como¬†buscar o crear una zona segura¬†(su casita, una cama, una habitaci√≥n‚Ķ)¬†y colocar premios en ella¬†para que, cuando comiencen los ruidos, entienda que es un refugio.

Fuera de nuestras fronteras hay ayuntamientos que llegan m√°s lejos en ¬†la solidaridad con las mascotas. La ciudad de Collechio (Italia) ha sido de la primeras en programar ‚Äúfuegos artificiales silenciosos‚ÄĚ con el mensaje consistorial de que es posible disfrutar de la pirotecnia sin tener que provocar el p√°nico entre las mascotas de los dem√°s.

 

Mientras esto no llegue a nuestros pueblos y ciudades, solo podemos pedir a nuestros vecinos, familiares y amigos que no participen en¬† la celebraci√≥n de comienzo del Nuevo A√Īo con petardos, tracas, cohetes o fuegos artificiales ya que esta costumbre tan ‚Äúruidosa‚ÄĚ hace sufrir a millones de mascotas en nuestros hogares y es la responsable de que miles de animales se extrav√≠en ya que se escapan huyendo para buscar un lugar m√°s seguro.

 

Regresar al blog